Justin Bieber, expreso que sufre de una parálisis facial en la mitad de su rostro

El cantante canadiense ha revelado que tiene que cancelar todos sus futuros conciertos porque sufre el síndrome de Ramsay Hunt y es físicamente incapaz de actuar en el escenario.

Justin Bieber ha anunciado que tendrá que cancelar todos sus futuros conciertos ya que la mitad de su cara está paralizada debido al virus.

El cantante Justin Bieber reveló en sus redes sociales que actualmente no puede mover la mitad de sus músculos faciales porque padece el síndrome de Ramsey Hunt, causado por el mismo virus que provoca la varicela.

«Así que, para los decepcionados por la cancelación de mis próximos conciertos, está claro que no podré hacerlos. Como puede ver, la situación es bastante grave. Me gustaría que no hubiera pasado, pero obviamente mi cuerpo me decía que me relajara», dice en el vídeo.

Dice que aprovecha el tiempo alejado del escenario y de las cámaras para descansar y relajarse. También dijo que ya está haciendo ejercicios para que sus nervios faciales vuelvan a funcionar correctamente.

El canadiense aseguró a los espectadores que se está tomando estas dificultades de forma positiva, pero no sabe cuánto tiempo tendrá que estar fuera del programa a causa del síndrome.
Al final del vídeo, agradeció a sus fans su comprensión y afirmó su «amor». Os quiero a todos».

El pasado 8 de junio, Justin Bieber anunció a través de su cuenta de Instagram que no podrá actuar en el próximo concierto del Justice Tour porque los médicos le han ordenado reposo.

En ese momento, no reveló de qué enfermedad se trataba y comentó que estaba haciendo todo lo posible por recuperarse, pero que no tuvo más remedio que cancelar el concierto debido a su empeoramiento.

El síndrome de Ramsey-Hunter se produce en personas que ya han tenido varicela. Se necesitan muchos años para recuperarse, y aún más años para que el virus aún vivo cause el herpes zóster.

Los síntomas de la enfermedad incluyen una erupción con ampollas en el oído afectado y a su alrededor, parálisis facial y debilidad en el mismo lado del oído afectado.

Los pacientes también pueden sufrir pérdida de audición, mareos, empeoramiento o pérdida del gusto y acúfenos.

Según un estudio publicado en los Anales de Medicina Interna, el síndrome suele evolucionar bien con un tratamiento adecuado en los primeros días de su aparición, pero no existe un tiempo aproximado de recuperación total de la parálisis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »