Vegetales con mayor contenido en Vitamina E

Una de las funciones de este nutriente es mantener la inmunidad contra los virus y las bacterias.
La nutrición es un proceso importante en la vida humana. Esto se debe a que el cuerpo obtiene la mayoría de las vitaminas que necesita para funcionar de los alimentos.

Según el sitio web MedlinePlus de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU., las vitaminas son un grupo de sustancias necesarias para el funcionamiento normal, el crecimiento y el desarrollo de las células. Por ello, cada vitamina desempeña una función importante en el organismo, y las deficiencias vitamínicas pueden provocar problemas de salud.

La vitamina E, en particular, es una de las vitaminas liposolubles, junto con las vitaminas A, D, E y K, lo que significa que se almacena en el hígado, el tejido graso y los músculos. Entre sus funciones se encuentran las propiedades antioxidantes que protegen los tejidos del cuerpo de los daños causados por sustancias nocivas.
También favorece la inmunidad contra virus y bacterias, forma glóbulos rojos, dilata los vasos sanguíneos para evitar la coagulación de la sangre en los mismos y ayuda al organismo a utilizar la vitamina K, entre otras funciones.

Varios estudios han demostrado que la vitamina E desempeña un papel importante en la prevención del cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la demencia, las enfermedades hepáticas y los accidentes cerebrovasculares, pero es necesario seguir investigando.

Alimentos ricos en vitamina E

Según el sitio web de Cuerpomente, la vitamina E es uno de los antioxidantes dietéticos más populares. Se cree que sus propiedades antioxidantes ayudan a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, artritis y cataratas. Y conseguir este nutriente en la dieta es más fácil con una dieta rica en verduras.

Almendras.

Los frutos secos contienen muchos compuestos saludables. Por ejemplo, las almendras son ricas en proteínas, calcio y hierro y aportan más del 60% de las necesidades diarias de vitamina E. También reducen el colesterol malo y aportan antioxidantes adicionales.

Aceite de germen de trigo

El aceite de germen de trigo contiene 160 mg de vitamina E por cada 100 g, por lo que basta con tomar una cucharada al día para cubrir las necesidades diarias de vitamina E. De hecho, los aceites vegetales son ricos en vitamina E, que favorece la salud de la piel, previene el envejecimiento y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Frambuesas.

Las frambuesas son bajas en grasa y calorías, pero ricas en vitamina E y también contienen fibra dietética y manganeso.

Avellanas.

Las avellanas son otro fruto seco rico en vitamina E, al igual que las almendras. Una ración de 30 g de avellanas aporta el 70% de las necesidades diarias de nutrientes.

La soja.

80 g de soja proporcionan el 90% de las necesidades diarias de vitamina E.
¿Cuál es el mejor momento del día para consumir vitamina E?
Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), la ingesta de vitamina E varía según la edad de la persona de la siguiente manera

Lactantes hasta 6 meses: 4 mg
Adultos: 15 mg
Mujeres embarazadas y adolescentes: 15 mg.
Mujeres lactantes y adolescentes: 19 mg
En cuanto al mejor momento para consumir vitamina E, el portal portugués de salud, nutrición y bienestar Tua Saúde señala que «no hay un momento específico». Sin embargo, lo ideal es tomar los suplementos de vitamina E durante la comida más copiosa del día para favorecer su absorción.»

¿Es perjudicial la vitamina E?
Tomar vitamina E de los alimentos no es peligroso ni perjudicial.

Sin embargo, tomar grandes cantidades de suplementos de vitamina E puede aumentar el riesgo de hemorragia (reducción de la capacidad de coagulación de la sangre tras un corte o una herida) y de hemorragia cerebral (ictus hemorrágico). Debido a estos riesgos, la dosis máxima de suplementos de vitamina E natural y sintética para adultos es de 1.000 mg al día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »